1.Cuando mi pareja y yo estamos juntos, pareciera que estoy “en automático” y no presto mucha atención a lo que está pasando.
2.Tengo conversaciones con mi pareja en las que no presto mucha atención.
3.Me enfoco tanto en la manera como quiero que sea mi relación de pareja que pierdo el contacto con lo que estoy haciendo actualmente para llegar ahí.
4.Cuando mi pareja y yo estamos discutiendo sobre algún tema o trabajando sobre algún problema, mis acciones son automáticas: no presto atención a lo que digo o hago.
5.He observado que cuando estoy con mi pareja digo o hago cosas sin prestar atención.